Jueves 23 de Noviembre del 2017

logo

Universidad-de-Liège-en-Bélgica-Dieudonné-Leclercq-sineace-calidad– Experto de Universidad de Liège en Bélgica sostiene que la autoevaluación es fundamental.

“El nuevo perfil de egreso de las universidades se basa en el desarrollo de las competencias del futuro profesional, a fin de prepararlos para enfrentar los diversos desafíos que le propone la vida”, aseveró el doctor en Ciencias de la Educación de la Universidad de Liège en Bélgica, Dieudonné Leclercq, tras indicar que esta es la tendencia global hacia la mejora continua en educación.

En ese sentido, destacó el nuevo modelo de acreditación para programas de estudios en la Educación Superior Universitaria que impulsa el Sistema Nacional de Evaluación, Acreditación y Certificación de la Calidad Educativa (Sineace) y que tiene como una de sus cuatro dimensiones el perfil del egresado.

“Este es un modelo exigente. Plantea los retos altos que deben ejecutarse, porque los desafíos de la sociedad son grandes y urgentes”, apuntó durante el II Encuentro de Jefes de Calidad que organizó el Sineace, en el que también dijo que la educación debería contener más competencias de autoformación continua y permanente.

Asimismo, agregó que antes los estudiantes se formaban mediante la evaluación por objetivos, con énfasis en el conocimiento de contenidos,  pero “no estaban preparados para la vida profesional y todo lo relacionado con el aspecto integral de la vida”.

El experto, que también dicta cátedra en la Universidad de La Sorbona, en París,  enfatizó en el valor fundamental de la autoevaluación en la tarea educativa y en los tres componentes de la metacognición.

“Todo inicia en el autojuicio que está relacionado con las preguntas: ¿sé?, ¿no sé? y ¿qué grado de certeza sé?; luego viene el autodiagnóstico que es el más exigente, pues permite responder a las preguntas ¿Por qué?, ¿Por qué me equivoqué? y ¿Por qué tuve dudas aunque estaba en lo correcto?”; y finalmente está la autorregulación que ayuda a saber cuáles son o dónde están las fortalezas o debilidades qué deben cambiarse para mejorar el modo de estudio o el modo de aprender”, explicó.

Acto seguido calificó como extraordinario el trabajo que desarrolla el Sineace, señalando el camino a seguir por las universidades y apoyando a que las casas de estudios instauren una cultura de calidad.