Viernes 24 de Noviembre del 2017

logo

– Entidad cuenta con autorización del SINEACE para otorgar reconocimiento

tecnologos 600x300

El Colegio de Tecnólogos Médicos del Perú certificó, en ceremonia pública, a 54 de sus profesionales, luego que estos demostraran que poseen nuevas competencias laborales y que realizan su labor con mayor experiencia.

Esta institución es una entidad certificadora autorizada por el Sistema Nacional de Evaluación, Acreditación y Certificación de la Calidad Educativa (SINEACE), y ahora puede evaluar las capacidades que sus agremiados adquirieron en el desempeño de sus trabajos.

Tras la entrega de los certificados, la decana nacional del Colegio Tecnólogo Médico del Perú, Sara Valer, indicó que es obligación de los colegios profesionales enfatizar su labor en la búsqueda de la calidad y por ello, todos deben implementar el sistema de certificación.

“Tenemos muchas expectativas como colegio y una de ellas es demostrar a la población que los colegas tecnólogos médicos tienen gran profesionalismo y que hacen un trabajo con calidad”, sostuvo.

Por su parte, Pilar Yovera, vicedecana nacional del Colegio Tecnólogo Medico del Perú, se refirió al plan de trabajo usado por su colegio para lograr certificar a sus agremiados tuvo 3 fases: la sensibilización sobre la importancia de lo que era certificación profesional; la inclusión de la formación de evaluadores de competencia a través de programas de capacitación del SINEACE; y la fase más compleja, lograr ser una entidad certificadora reconocida.

En tanto, Silvia Bravo, especialista de la Dirección de Certificación de Educación Superior Universitaria – SINEACE, remarcó la importancia de la certificación como una oportunidad de demostrar a la sociedad que los profesionales  han pasado por una evaluación de competencias y de desempeño, y de ser aprobatoria, están aptos y actualizados en competencias para ejercer la profesión con calidad.

“No se puede negar las competencias de los profesionales no certificados, pero tampoco las han demostrado aún para poder ser certificados, por eso con un documento en mano se puede demostrar a clientes, empleadores y a la sociedad en general que están aptos para ejercer la profesión”, agregó Bravo.

Al respecto, Rosario Cadillo, tecnóloga médica con más de 20 años en ejercicio de la profesión, dijo sentirse emocionada al recibir su certificación, pues ahora espera que los empleadores reconozcan que son profesionales que desempeñan una labor con calidad.

Mientras que Elba Bahamonde, especialista en terapia física y docente, mencionó que ahora “tienen un doble reto, pues como profesionales deben adquirir nuevas competencias y demostrarlas tras ser calificados como ahora”.