Martes 16 de Octubre del 2018

logo
  • Durante III Congreso Nacional de Acreditación exhortó a las universidades e institutos aprovechar la oportunidad de transformar el país con buena educación.

“Tenemos que hacer que la evaluación sea parte de la cultura del instituto o de la universidad. (…) Partimos de una cultura de desconfianza, pero tenemos que generar confianza en la evaluación que tiene un gran valor. ¿Cómo hacemos para incorporarla en la gestión del cambio? Hoy tenemos una oportunidad única para gestionar la información y mejorar el servicio educativo”. Así lo sostuvo la presidenta del Consejo Directivo Ad Hoc del Sistema Nacional de Evaluación, Acreditación y Certificación de la Calidad Educativa (Sineace), Carolina Barrios Valdivia, durante el III Congreso Nacional de Acreditación “Evaluación: Herramienta de cambio”.

En el mismo, que reunió a cerca de mil docentes de universidades e institutos de educación superior de 17 regiones del país, otros expertos también destacaron la importancia del proceso evaluativo como un factor generador de cambios para la mejora continua.

Uno de ellos, fue el presidente de la Red Iberoamericana para el Aseguramiento de la Calidad en la Educación Superior (RIACES), Raúl Aguilera, quién enfatizó  en la necesidad de cambiar los paradigmas en torno a la evaluación.

“Los mejores resultados se consiguen justamente revisando constantemente la forma de gestionar, la forma de  conseguir calidad. Los nuevos paradigmas de la evaluación apuntan fundamentalmente a instalar modelos más flexibles, más cualitativos, mirando el proceso, y no puede existir un modelo único. Cada país, cada región, y cada universidad tiene el gran compromiso de establecer sus  estándares de calidad”, dijo.

Por su parte, María José Lemaitre, directora ejecutiva de Centro Interuniversitario de Desarrollo (CINDA), señaló que “la evaluación externa es precisamente el complemento de una autoevaluación, de un proceso en el cual la institución se mira a sí misma y luego se abre a la exposición de una mirada de evaluadores expertos externos”.

Agregó que “hay que salir de esa mirada prescriptiva, supervisora, y avanzar como lo está haciendo el Sineace, a una evaluación donde lo que importa es la mejora continua, la mejora de las instituciones, el apoyo a las instituciones, siendo siempre muy rigurosos en la exigencia de la calidad”.

A su turno, el director general de Educación Técnico Productiva y Superior Tecnológica y Artística del Ministerio de Educación, Miguel Calderón Rivera, comentó que  “en estos años se ha logrado posicionar la evaluación como una herramienta de cambio, como un elemento que es el punto de partida para poder mejorar como personas y como instituciones“.

“La evaluación tiene  que sumar, ser constructiva y debe permitir afirmar el camino hacia la excelencia”, indicó el educador.

DATO: