Domingo 26 de Mayo del 2019

Educadores comunitarios interculturales ya pueden certificar sus competencias

  • Sineace aprueba los estándares para evaluar y reconocer sus saberes

Los educadores comunitarios no tienen un título de educador, pero promueven la educación comunitaria.

Los sabios, líderes y personas que en sus comunidades rurales o nativas generan espacios educativos en los que comparten sus saberes sobre actividades productivas, cuidado del agua, crianza de animales, fortalecimiento de la ciudadanía, entre otros, podrán certificarse en esa competencia.

Y es que el Sistema Nacional de Evaluación, Acreditación y Certificación de la Calidad Educativa (Sineace) aprobó los estándares para evaluar y certificar a los educadores comunitarios interculturales que no han transitado en la educación formal.

El coordinador de Educación Comunitaria de la Dirección General de Educación Básica Alternativa, Intercultural Bilingüe y de Servicios Educativos en el Ámbito Rural (Digeibira), Óscar Badillo Espinoza, sostuvo que la aprobación de esta norma de competencias es una importante oportunidad porque “muchos educadores comunitarios no tienen un título de educador, pero han desarrollado competencias y promueven educación comunitaria”.

De ese modo, dijo, “contarán con un reconocimiento que legitima y promueve su labor educativa en el país. Y que les brinda la oportunidad de obtener un certificado oficial que reconoce sus saberes y habilidades en la enseñanza rural”.

“Este tipo de educación comunitaria siempre ha existido en todas las regiones del país en respuesta a las necesidades y las demandas del desarrollo de las personas”, comentó Badillo Espinoza.

Al respecto, la directora de Evaluación y Certificación de Educación Básica y Técnico Productiva del Sineace, Gabriela Arrieta Clavijo, agregó que esta norma de competencia también quiere visibilizar la labor educativa que se realiza desde las lenguas originarias.

“Lo que busca la certificación de competencias es cerrar las brechas de desigualdad existentes en nuestro país a través del reconocimiento de los saberes ancestrales”, sostuvo.

La elaboración de la norma fue impulsada por la Dirección General de Educación Básica Alternativa, Intercultural Bilingüe y de Servicios Educativos en el Ámbito Rural (Digeibira) del Ministerio de Educación.