Lunes 10 de Diciembre del 2018

Congreso Nacional de Acreditación: ¿Por qué debemos gestionar la calidad desde la diversidad?

Primer día del encuentro analizó uno de los principales desafíos de la calidad

Primer día del encuentro analizó uno de los principales desafíos de la calidad

La gestión de la calidad desde el contexto de la diversidad es un gran desafío educativo, puesto que no todos entendemos lo mismo por calidad y si además se habla de educación, el concepto se vuelve más complejo cuando se mira la pluralidad cultural que existe en nuestro país.

Esa es una de las principales reflexiones a las que se arribó durante la primera conferencia, denominada “Gestionando la calidad desde la diversidad”, del IV Congreso Nacional de Acreditación “Gestión de Calidad: Saltando tu propia valla”, que organizó el Sistema Nacional de Evaluación, Acreditación y Certificación de la Calidad Educativa (Sineace).

En la misma, el director académico del Instituto Superior Pedagógico Público “Salvador Cavero Ovalle” de Ayacucho, Wilber Reyes Araujo sostuvo que para abordar el tema es importante tomar como referencia la identidad, lo que implica dar una mirada a nuestros antepasados.

“En nuestro caso, tomamos en cuenta el ayllu, que es un concepto de reciprocidad de respeto y buen vivir. No existe el yo, sino el nosotros. Entonces rescatamos estos elementos culturales para transmitir y empoderar a nuestros jóvenes estudiantes, y garantizar la unidad institucional con un trabajo de mucho compromiso”, agregó.

El educador resalta que uno de los principios de la calidad es el compromiso y si este valor no se desarrolla en los estudiantes y los docentes, entonces no se podrá garantizar la calidad de servicio.

En esa misma línea, el director general de Calidad Académica y Acreditación de la Universidad Toribio Rodríguez de Mendoza de Amazonas, José Quispe Osorio recordó que en el país contamos con comunidades nativas, por lo que también resaltó la necesidad de mirar la calidad desde la diversidad cultural.  “Ha sido un reto inculcar los aspectos de la identidad a partir de sus vivencias y el cariño a su tierra”, comentó.

Por otro lado, la jefa de la oficina de Unesco en Lima, Magaly Robalino Campos señaló que entender y atender la calidad desde la diversidad es uno de los más grandes desafíos, por lo que se requiere que todos puedan acceder a una buena educación, en el que se consideren los saberes y las prácticas de sus pueblos.

Además, recordó el reto del acceso y la cobertura de la educación, en donde se cumpla con las expectativas de servicio de la población. “Hablar de las demandas es hablar de personas que tienen expectativas y sueños”, agregó.

Finalmente, se concluyó en que los peruanos deben ser formados para actuar, tomar decisiones y participar en sus comunidades. Y para ello, se necesita de un enfoque de calidad desde la diversidad en la que se tengan modelos de desarrollo humano inclusivos y éticos. En otras palabras, significa una educación que contribuya a los estudiantes a configurar sus proyectos de vida.