Sábado 25 de Noviembre del 2017

logo

guerrero2 (1)“El profesor debe entender y es nuestra obligación explicarlo claramente, que los Mapas de Progreso y las Rutas de Aprendizaje son herramientas distintas, pero que son complementarias”.

De esta manera, Luis Guerrero, asesor pedagógico del despacho ministerial del sector Educación, explicó los alcances de estos instrumentos además de explicar la diferencia entre las Rutas y los Mapas de Progreso elaborados por nuestro órgano operador el Instituto Peruano de Evaluación, Acreditación y Certificación de la Calidad de la Educación Básica – IPEBA.

“Los Mapas de Progreso son un conjunto de estándares secuenciados ciclo a ciclo en toda la escolaridad y se ha empezado a impulsar desde el ministerio, con el valor que tienen: Una herramienta valiosísima para especificar qué necesitan aprender los estudiantes”, precisó.

El funcionario del MINEDU, recordó la necesidad establecida en el Proyecto Educativo Nacional, de trabajar con estándares de aprendizaje que le brinden al profesor una referencia para comprobar cómo los alumnos están aprendiendo lo que deben, por ello resaltó el trabajo desarrollado por IPEBA en la elaboración de estos estándares.

“IPEBA ha cumplido esta función en solitario por buen tiempo, porque antes el ministerio no incluía en su agenda de “lo importante” estos temas, sin embargo en estos dos últimos años le hemos dado la máxima importancia”, afirmó.

Asimismo, Guerrero manifestó que las Rutas del Aprendizaje “tratan de llenar otro vacío que no tiene que ver con el “qué aprender o qué enseñar”, sino el “cómo se enseña”, por ello las Rutas son una especie de guía pedagógica para el profesor que se basa en el currículo y los estándares que están en los Mapas de Progreso y que son su punto de partida”

“Por eso las rutas lo que le ofrecen al profesor es un conjunto de alternativas de orientaciones pedagógicas y alternativas didácticas que le dicen al profesor “mira para poder enseñar una competencia de esta naturaleza que se descompone en tantas capacidades puedes hacer estas actividades o estas otras””, manifestó.
Resaltó también que los Mapas de Progreso especifican los aprendizajes en estándares 100% medible y que permitirán cotejar los progresos de los alumnos y alumnas de ciclo a ciclo durante toda su etapa escolar, mientras que las Rutas de Aprendizaje son las orientaciones pedagógicas para “iluminar, sobre todo, la forma de enseñar las cosas”.

En otro momento, puntualizó que desde el MINEDU se está cuidando que no ocurran “los desfases tradicionales en la historia de las políticas educativas, donde equipos distintos que producen herramientas distintas no conversan”.

Por ello señaló que existe un interés porque “haya una sintonía de pensamiento entre los equipos de especialistas del IPEBA y del MINEDU, que caminemos de la mano para que los maestros tengan herramientas coherentes, donde uno no les diga una cosa y aparezca otra distinta”.

CRITICAS INTERESADAS

Al respecto, Luis Guerrero descartó que exista una intención de “marear” al profesor con diversas herramientas de trabajo. Señaló que existe “algunas críticas interesadas que están levantando el hecho de que estamos mareando al profesor con tantas cosas, la verdad es una: El currículo por s solo no es suficiente para que el profesor pueda ofrecer una enseñanza efectiva de las cuestiones más importantes que se espera que los chicos aprendan”.

“El currículo lo que le ofrece al profesor desde los años 90 es un cambio en la naturaleza de los aprendizajes, pasamos de enseñar contenidos a enfocarnos más en desarrollo de competencias y capacidades, los maestros peruanos nunca terminaron de entender el sentido de este cambio y cómo se enseñaba a desarrollar una capacidad y una competencia”.

Es por este motivo, afirma, que el currículo reformado necesitaba herramientas que le ayuden al profesor a visualizar la manera de enfocar la enseñanza de forma distinta y “eso no se ha hecho nunca, eso se ha visualizado en las evaluaciones internacionales, porque siempre hemos cojeado en lo mismo: la falta de mecanismos, de soporte de herramientas de apoyo para poder implementarlo”.

Finalmente aseguró que la existencia de los estándares en los Mapas de Progreso, las Rutas de Aprendizaje y los materiales educativos están más sintonizados con las propiedades curriculares y son una manera de “llenar este vacío para darle al profesor las herramientas que necesita para poder enseñar de verdad lo que se necesita”.

“Todos estos instrumentos los hemos venido trabajando con la finalidad de ir aclarándole al profesor las nuevas formas de trabajo que requieren los nuevos aprendizajes demandados por el currículo”