Viernes 24 de Noviembre del 2017

logo

La certificación, que busca lograr un estándar de calidad en la enseñanza, es voluntaria para las universidades, a excepción de las carreras de salud, educación y ciencias.

Un artículo publicado por el diario La República, versión online, da cuenta de que solo siete carreras de algunas universidades han sido acreditadas por nuestro órgano operador el Consejo de Evaluación, Acreditación y Certificación de la Calidad de la Educación Superior Universitaria (Coneau), órgano operador del SINEACE.

En la nota, Peregrina Morgan, presidenta del Sineace, señala que el número de acreditados, hasta el momento, se debe a que en todo este periodo, las matrices y estándares que utiliza el Coneau para la acreditación recién se han conocido y, aunque aún no la consiguen, muchas universidades ya han iniciado este proceso.

Además, la acreditación no es obligatoria para las universidades, salvo para las carreras de ciencias de la salud, educación y derecho.

“Es un proceso que recién se ha iniciado. En estos cinco años, se han elaborado las matrices y las hemos difundido para que las instituciones las conozcan, eso ha exigido un proceso de validación de la matriz, antes de ponerlas en práctica”, señaló a LaRepublica.pe.

De acuerdo a lo que se indica en la nota, el Proceso de Acreditación que deberían seguir las universidades es el siguiente:

Luego de conseguir la información necesaria sobre el proceso, así como sus beneficios y costos, la universidad que quiera tener certificación de calidad debe iniciar una autoevaluación, en base a una matriz proporcionada y elaborada por el Coneau.

“No es autorreferencial, no es como la universidad quiera”, precisó Morgan. En efecto, la institución debe seguir un conjunto de indicadores y estándares que le permitirá tener un informe detallado de sus deficiencias y defectos.

En base a este informe, se establece un plan de mejora, el cual es implementado lo más pronto posible. La universidad, tras ejecutar las recomendaciones, solicita la evaluación externa, proceso realizado por instituciones reconocidas por el Sineace y el Coneau.

El documento es evaluado por el Coneau, órgano que determina si la universidad merece la acreditación. De ser positivo este resultado, el Consejo Superior del Sineace ratificará esta decisión, otorgando la acreditación a la carrera, facultad o universidad.

gestión-de-la-calidad

 

Aunque parezca sencillo, todas estas etapas pueden tardar cerca de dos años. La mayoría de universidades se encuentra en el proceso de autoevaluación.

Contrario a lo que muchos puedan creer, esta acreditación no es definitiva, sino provisional, de tres a cinco años, dependiente del estado en que se encuentre la universidad. Esta certificación busca el desarrollo constante de la institución y que siempre tenga como objetivo elevar los estándares de calidad.

Transcurrido los tres o cinco años, tiene que volver a pedir su acreditación ante el Coneau. Sin embargo, al conocer todas las etapas, el proceso ya no durará tanto como la primera vez.

El proceso de acreditación es complicado e implica un costo por parte de la propia universidad que, además del dinero para la autoevaluación y aplicar el plan de mejora, también debe pagar a las evaluadoras externas.

Estos costos pueden ser asumidos fácilmente por las universidades privadas, al tener sus recursos propios, sin embargo, no tienen la misma suerte las públicas que, muchas veces, ni siquiera cuentan con un presupuesto suficiente.

Bajo este escenario, hace unas semanas, se lanzó ProCalidad, programa del Estado con el que se invierte alrededor de 148 millones de nuevos soles para que las instituciones superiores públicas, es decir, institutos y universidades, puedan financiar los planes de mejora, así como los costos de la acreditación.

Las carreras profesionales que han sido acreditadas son:

Estomatología – Universidad Cayetano Heredia.
Ciencias Marítimas Navales – Escuela Naval del Perú.
Educación Primaria – Universidad de Piura.
Educación Primaria – Universidad César Vallejo.
Enfermería – Universidad Católica Los Ángeles de Chimbote.
Ingeniería Industrial – Universidad Nacional Hermilio Valdizán.
Ingeniería de Sistemas – Universidad Nacional Hermilio Valdizán.

Con texto del diario La República e información del SINEACE.